24/02/2019 Villa de Aranjuez E.Leclerc vs. 1ª Autonómica Masculino Plata

 

56 VILLA DE ARANJUEZ E. LECLERC -  ADC BOADILLA 53

1ª AUTONOMICA MASCULINA SERIE PLATA

24/02/2019

¿ POR QUÉ?

Mi hija me pregunta en muchas ocasiones para que sirve tal o cual cosa, o como funciona ese aparato o porque se hacen de tal manera las cosas. No para de preguntar por qué, y como buen padre te esfuerzas por encontrar la respuesta más sencilla que puedas encontrar para una niña de 4 años sin entrar en tecnicismos propios de un documental de la dos, y si más de Disney Channel.

Ayer me podía haber preguntado mil veces que porque perdí el partido, pero no hubiera encontrado una respuesta lógica, no hubiera tenido argumentos sólidos para poder explicarle porque nos volvimos de vacío. La suerte fue que había un maratón de Lady Bug en la tele y ante eso, el baloncesto de su padre viene a importarle más o menos lo mismo que a mí la reproducción del cangrejo siberiano en aguas templadas del sur.

 

 

Cuando mi mujer me preguntó que tal, la respondí que mal, que teníamos que haber ganado porque éramos superiores físicamente y mejores jugadores, sin embargo no supimos salir de su red defensiva, de muchas ganas y garra, y nos reventamos una y otra vez contra su muro defensivo sin encontrar ni una sola grieta o solución posible. Culpa mía. Después de soltarle todo este rollo, me dio un besito y una palmada y me sugirió que pasara el aspirador por el cuarto del pequeño.

Un par de horas antes, dejamos escapar una oportunidad de oro para haber empezado a mirar para arriba, y fijar objetivos más allá de salvarnos. Uno empieza a cansarse de escribir que se nos escapó. De perder finales de partido apretados y de ver cómo queremos almacenar agua en la palma de la mano. Las oportunidades perdidas no vuelven, y ya van demasiadas.

 

Empezamos de manera perfecta castigando por dentro con Jimy y Pepe estelares, pero rápidamente, decidimos que para no tener esa superioridad física, lo mejor era no tirar a canasta y así no abusar, y perdimos uno, y otro y otro y otro y otro, balón de forma consecutiva que nos hizo ir 3 abajo con un parcial de 12-0 al final del primer cuarto.

A partir de ahí a la guerra, un cuarto empatado, otro perdido de uno y otro ganado de 1. Sin claridad, sin puntos. Sin circulación. Con mucha defensa y sin encontrar a nuestros postes. Cada balón interior era defendido por hasta tres jugadores contrarios, sin dar la velocidad y circulación adecuada a nuestro ataque.

La segunda parte apareció Guille para abrir la lata del rival y mantenernos vivos hasta el último instante, donde tuvimos varios ataques para empatar, incluido el último triple, y otra vez desaprovechamos.

Quiero resaltar la grandeza del baloncesto, y la inmediatez del error. Penúltimo ataque para Boadilla del segundo cuarto 28 segundo para el final. Se agota la posesión y el reloj marca 5 segundos y medio. Habían pitado posesión antes de los 24 por error de la mesa, algo indemostrable y que tienes que aguantar por más que protestes. En su último ataque a falta de ese tiempo, triple sobre la bocina. El partido lo pierdes de 3 puntos. Por supuesto que no por este error de un agente externo, pero parte del juego. Así es el baloncesto, para bien y para mal. Por mucho que a Florentino le duela un tapón mal señalizado o a Pesic una falta no pitada.

El baloncesto es precioso, pero empiezo a cansarme de dejar escapar oportunidades.

Nuestros Colaboradores