23/03/2019 Lope de Vega San Gabriel vs. Preinfantil Masculino

35 LOPE DE VEGA - SAN GABRIEL - ADC BOADILLA 34

PREINFANTIL MASCULINO

23/03/2019

Jugamos el sábado en Alcalá de Henares, contra el último clasificado.

Nuestro equipo suele depender excesivamente, tanto en ataque como en defensa, de unos pocos jugadores, por lo que quise dejar fuera de la convocatoria a dos de ellos, para intentar obligar al resto de los jugadores a dar un paso al frente y asumir roles más importantes, atacando con más decisión y defendiendo y cerrando el rebote con más agresividad. Ese era el plan inicial, y veriamos si los chicos respondían.

 

Empezamos el partido perdidos, sin jugar como sabemos. No moviamos el balón buscando atacar el aro, como entrenamos todas las semanas, sino que ibamos directamente al aro en clara inferioridad, ya que el equipo contrario se cerraba bastante a la hora de defender y defendía muy duro, mientras que nosotros estabamos excesivamente relajados en defensa. No presionabamos y, cuando lo haciamos, lo haciamos mal, perdiamos la posición e incluso nos perdiamos nosotros, no sabiendo a quien defendiamos o donde ponernos.

Resultado, nos ganan el primer cuarto 8-5.

Salen otros 5 chicos en el segundo cuarto, y parece que salen con más ganas sobre todo en ataque, pero nos falta cabeza en defensa, porque en muchas partes del cuarto, seguimos perdidos. Hay jugadores que no estan concentrados, y no saben a quien defienden... y esto nos penaliza con canastas fáciles. Además las ganas no se traducen en buenas defensas, sino en faltas (suerte que ellos están muy desafortunados en los tiros libres).

Acabamos el cuarto con un partial de 9-9.

Llega el descanso y toca charla. No estamos intensos, sabemos hacerlo mejor, no movemos el balón... Si, es cierto que el árbitro nos está perjudicando, pero es un chico nuevo que está aprendiendo como nosotros, asi que tenemos que dedicarnos a jugar, y a defender con el cuerpo como hemos entrenado esta semana.

Pero de poco sirve. Salimos mejor en ataque, moviendo más el balón, atacando el aro y tirando liberados, pero en defensa seguimos siendo un desastre. Jugadores solos, que nos ganan la espalda, a los que no paramos con el cuerpo, sin ayudas... y así acaba el cuarto y lo perdemos de 2 con un parcial de 13-11.

Empieza el último cuarto con 5 puntos de desventaja, y parece que todo lo que no hemos hecho durante el partido, ya sabemos hacerlo. Defendemos mejor, robamos, corremos, atacamos el aro, vemos el pase extra... y somos los mismos que antes!!. Incluso el árbitro sigue perjudicandonos (insisto que inconscientemente, ya que era muy nuevo y el partido se le habia ido de las manos) pero remontamos, empatando a 33 a un par de minutos para el final, gracias a un triple de Eduardo.

A partir de ahi, muchas jugadas dudosas, pasos que nos pitan que no son, falta que nos pitan despues de pasos suyos, tiros libres donde pisan la linea y entran a por el rebote antes de lo que debían, faltas muy claras que no sancionan... pero lo importante, tenemos varios tiros claros, y tiros libres que no metemos, y perdemos de 1 en un final de infarto (que Guille grabó desde el banquillo y que podeis ver abajo).

Acabamos todos muy enfadados. Los chicos le echan la culpa al árbitro, pero al chico le ha sobrepasado el partido, al igual que a nosotros en los últimos tiros.

Intento explicarles que los árbitros son una parte más del juego, que en esta ocasión nos ha tocado un árbitro nuevo y que estaba aprendiendo (igual que ellos), y que se ha equivocado (igual que nosotros) y sobre todo, que no lo ha hecho a mala fé... pero que no debiamos haber llegado a esa situación, si hubieramos jugado todo el partido como el último cuarto. En todos los partidos nos gusta jugar con fuego, jugando bien durante solo un par de cuartos.. y a veces nos quemamos.

Creo que somos mucho mejores, como demostramos cuando estamos concentrados (a la vuelta lo demostraremos).. el problema es lo que nos cuesta concentrarnos. Intentaré motivar con más minutos a aquellos que se esfuercen de verdad, para intentar sacar más agresividad, compromiso y concentración al grupo.

 

Asi se sufrió el final del partido desde el banquillo.

Nuestros Colaboradores