18/05/2019 ADC Boadilla Blanco vs. Basket Club Boadilla

61 ADC BOADILLA BLANCO - BASKET CLUB BOADILLA 37

CADETE FEMENINO PREFERENTE

18/05/2019

 

Silencio y algo nervios en el Complejo Deportivo Municipal. La jugadora número 30 de nuestro equipo, del ADC, bota varias veces el balón, mira fijamente la canasta, coge aire y tira ese primer tiro libre que sale de sus manos hacia el aro. Golpea el mismo, rebota, pero no, finalmente no entra. Primero de los dos tiros libres fallado. La jugadora, gira la cabeza y lanza una mirada al banquillo tratando de conseguir la confianza de sus compañeras y de su entrenadora. Aplausos y ánimos por parte de su entrenadora para darle confianza.  El árbitro entrega nuevamente el balón a la jugadora, y nuevamente el mismo ritual que se repite una y cien veces en los entrenamientos con los tiros libres. La jugadora vuelve a coger aire, mira fijamente a la canasta y lanza el tiro libre con la confianza en meter el tiro libre. Mismo resultado, falla el tiro libre, rebote para el rival, que esta vez eran nuestros vecinos del Basket Club Boadilla, que lanzan el contrataque contra nuestro aro.  Esta vez ya sin tiempo, pues el árbitro hace sonar el silbato finalizando el segundo cuarto. El marcador refleja un tanteo de 23 a 22 a favor de nuestro equipo del ADC después de los primeros 20 minutos de partido.

Raquel, con gesto serio desde el banquillo, analizaba lo que había pasado durante los primeros 20 minutos, pues el resultado no era para nada el esperado, aun teniendo en cuenta que el equipo contrario venía únicamente con 7 jugadoras y nuestro equipo contaba con 12 jugadoras al tener el refuerzo de las jugadoras del infantil.

Evidentemente el arbitraje no estaba siendo nada ecuánime, pues nuestro equipo estaba siendo más castigado por las faltas que el equipo contrario, donde ciertos contactos si se permitían, pero no así en nuestro caso.  Reich aprovechó para hacérselo saber al árbitro del encuentro, pues era un aspecto que evidentemente nos estaba perjudicando, y como no podía ser de otra manera, el árbitro justificó el mayor número de faltas como consecuencia de la defensa individual de nuestro equipo

Las jugadoras se reunieron en el banquillo por indicaciones de Reich y sí, como no podía ser de otra manera hubo “Reichelina”, eso sí, esta vez algo más suave que en otras ocasiones, y a la vez, con un perfil más táctico,  pues uno de los principales problemas de los dos primeros cuartos había sido la zonita 2-3 que sin ningún tipo de contemplación había plantado el equipo del Basket Club desde el inicio de partido, y duró los 40 minutos.

Gesto serio nuevamente de Reich y sobre todo mucha, mucha concentración por lo importante del partido. Este no era un partido más, era un partido importante y trascendente para Raquel.

Y arrancó el tercer cuarto, balón al aire, y primer balón para nuestro equipo.  Y de qué manera arrancó, la Reichelina hizo su efecto y en menos de 4 minutos canasta tras canasta como consecuencia de la presión todo el campo y de los robos que se producían en la cabecera de la pista sin dar opción al rival. En total en un parcial de 14 a 2 para en esos 4 minutos viéndose la delegada de Basket Club, la cual estaba ejerciendo como entrenadora, a parar el ritmo de nuestro equipo solicitando un tiempo muerto. De poco le sirvió el mismo al Basket Club, pues tras una nueva arenga cargada de energía de Raquel nuestro equipo le endosó nuevamente al equipo otro 9-0. Mas de lo mismo para finalizar el tercer cuarto con un marcador de 49 a 28 a favor del principal club de Boadilla, el ADC.

Diferencia por tanto de 21 puntos que permitían dibujar ya un gesto más relajado en la cara de Reich.

 

El cuarto y último tiempo ya fue puro trámite, aun así cuando nuestro equipo se veía castigado por numerosas faltas en contra, que de poco le sirvieron al equipo del Basket Club. Finalizó el partido con 24 puntos a nuestro favor,  con un 61 a 37 en el marcador.

Y poco a poco las chicas empezaron a ser conscientes de que estaban matemáticamente salvadas del descenso.

Y Raquel por fin respiró aliviada porque el partido, que se presuponía que no debía de ser complicado y eso sí, muy importante, había finalizado. Todos sabemos que esto es baloncesto y hasta que no se pita final, siempre hay opciones para ambos equipos. Y si, por fin con el pitido final el equipo estaba matemáticamente salvados del descenso.

Porque el partido de este sábado pasado no fue un partido más, no fue un enfrentamiento más. Era uno de esos partidos donde un entrenador se juega mucho.

Aun siendo una temporada que a nivel de formación de las jugadoras tenemos que calificar como excelente  tanto por el trabajo de la entrenadora como por la evolución baloncestística de las chicas y la madurez y confianza que han adquirido, a un entrenador, mejor dicho, cualquier entrenador, a todos nosotros, lo que nos gusta, lo que realmente nos motiva a parte de la satisfacción del trabajo bien hecho, es ganar partidos y sobre todo un partido que si se gana, te salva matemáticamente del descenso.

A esto me refiero. Todo entrenador tiene su honra y aunque todo haya salido excelente a nivel de formación, el acabar una temporada descendiendo de categoría es un tema que a nadie le gusta. Por eso la importancia del partido del sábado pasado. Y conociendo a Raquel y ese carácter ganador que tiene, este partido, me atrevo a decir, que lo tenía preparado a conciencia y que más de una tarde se ha ido dándole vueltas a la cabeza. Así que, desde aquí, solo darle la enhorabuena nuevamente a ella y a sus chicas por el trabajo realizado y por haber superado con creces las expectativas de principio de temporada.

Ahora, quedan 3 partidos, 3 partidos difíciles donde seguro que Raquel los va a preparar a conciencia, ya la conocemos, mejor no apostarse nada con ella, porque vaya tela…….

Disfrutad de esos 3 partidos que quedan para poner fin a esta excelente temporada y después a descansar y a pensar en la siguiente.

 

Crónica de un loco del baloncesto, que en sus ratos libres le gusta ejercer de entrenador y a veces de cronista altruista por las buenas causas.

Nuestros Colaboradores